C. (alumna de 2º de Bachillerato)

(Septiembre de 2017)

  1. ¿Cuál es su relación con el ámbito educativo?

Soy estudiante de segundo de bachillerato.

  1. Comente la importancia que tienen para usted los siguientes términos en relación con la educación (no importa el orden ni la forma de la respuesta; añada otros términos si lo considera oportuno)

– Esfuerzo: una de las cosas más importantes si queremos siquiera pasar todas las asignaturas: sin esfuerzo, no consigues nada. Ni en el instituto, ni en el trabajo ni en la vida en general.

– Conocimiento: hoy en día no es imprescindible ni mucho menos. No pasamos de curso por comprender, tan sólo por sacar una nota mayor a cinco (en la mayoría de las asignaturas) en los exámenes. Nos “premian” por memorizar. Cosa bastante triste la verdad.

– Diversión (felicidad, alegría…): Si bien lo creo importante, porque estudiar e ir al instituto no debería ser tanto una obligación como algo que quieras hacer, veo que el gobierno, ministro de educación, directivos de los centros, profesores y estudiantes se han olvidado de que esto puede llegar a estar dentro de la educación. Creo que salvo el departamento de educación física y artes, el resto de asignaturas han omitido incluir esa parte.

– Pasión (emociones): Imprescindible para los maestros tener pasión por su profesión, de otra manera ha de ser todo un desafío levantarse todas las mañanas pensando que debe aguantar a adolescentes con las hormonas y la cabeza alborotadas todo el día. En cuanto a los alumnos, pasión por la vida, por sus metas, sueños (por muy inalcanzables que parezcan) y pasión y emoción por el futuro, aparte claro, de por el aprendizaje. De otra manera también puede ser toda una tortura levantarse para ir al instituto todos los días.

– Creatividad: en cuanto a los alumnos es bueno tenerla, para poder aprender a estudiar de diferentes maneras y aprenderse las cosas más fácilmente, también para poder afrontar los problemas estudiantiles de otra manera.

En cuanto a los maestros es buena para poder hacer la clase más amena y tratar de enseñar a los alumnos y no solo leer el temario.

– Salud: imprescindible, necesaria y la más importante de todas. No se puede descuidar y está por encima de todo. Muchas veces la salud (mental y física) se deja de lado por tratar de ser un alumno excelente o siquiera por tratar de pasar todas las asignaturas. Y otras cuantas, es el estudio o el propio instituto el que le termina haciéndole mal a nuestra salud.

– Autoridad: es necesario que los profesores tengan autoridad (pero sin faltar el respeto) para poder controlar y guiar la clase.

– Respeto: es realmente importante tanto entre alumnos y compañeros como entre profesores y alumnos y viceversa. Lo necesitamos para poder convivir, ya que parte de nuestro tiempo estamos juntos y no es agradable estar la mayor parte de tu día con gente irrespetuosa en un ambiente cargado. Aunque muchas veces el respeto del docente al alumno se olvida y, muchos profesores piden respeto y exigen resultados sin ellos darnos nada a cambio.

3. ¿Cuál es su opinión personal acerca de la situación actual en la que se encuentra el sistema educativo de su país? 

Como en todo, hay cosas positivas y negativas.

En primer lugar diré las positivas.

En España hay muchas más ayudas que en muchos países, lo que facilita de alguna manera los gastos que conlleva estudiar (libros, materiales, comida en el caso de los comedores escolares,  etc.)

También tenemos la oportunidad de acudir a colegios e institutos bilingües, tecnológicos o con cualquier tipo de “plus” de manera gratuita, ya que siguen siendo colegios públicos, cosa que en otros países la mayoría de la gente no se lo podría permitir.

En cuanto a estudios superiores, es mucho más barata también que en otros sitios, y si a esto le sumamos las ayudas que otorga a algunos el Estado, ya sea por situación económica de la familia, por otras situaciones personales o por notas, hace más accesibles estos tipos de estudios y formación.

Ahora, diré las malas:

No sabría por dónde empezar.

ES UNA MIERDA (perdón por la expresión)

No aprendemos nada, como he mencionado antes, lo importante es memorizar.

Se juzga a las personas por un solo número.

Acaba con la autoconfianza de muchos, ya que al juzgar solo por memorizar algunos contenidos no se está teniendo en cuenta el resto. También, quizás esas asignaturas no sean el punto fuerte de esas personas, quizás no se les da bien memorizar, quizás hay muchas más cosas que se pueden enseñar.

Cuando un alumno no es “bueno”, muchos deciden abandonar los estudios a los dieciséis, otros nada más acabar la ESO y ponerse a trabajar, algunos de camareros, otros de dependientes. Y quizás, sólo quizás, eso no sea precisamente lo que querían hacer toda su vida. Pero un número en un papel decidió que no serían buenos para nada más. Porque eso es lo que dicen. De hecho, a lo largo de mi carrera estudiantil los propios profesores me lo han recordado un millón de veces: “si no estudias vas a acabar de barrendero/camarero/dependiente en una gasolinera” (no digo que sean malos trabajos, son ellos quienes lo dicen). De manera que por no saber memorizar quién escribió o no el Lazarillo de Tormes, parece que debemos abandonar, tirar la toalla y terminar siendo algo que no queremos. Obviamente todo depende de las persona, pero en el 99,5% de los casos es así.

En caso de los “buenos alumnos” los estudios también sobrepasan sus límites, también son juzgados por un número. Y se matan por conseguirlo.

La “educación” no cuida de la salud mental ni física de los alumnos. Debemos cargar una maleta con libros y cuadernos que parecen piedras, y terminamos con los mismos o peores dolores de espalda que nuestros padres. En cuanto a las horas que estamos sentados ya ni hablemos. Haremos las cuentas: tenemos seis o siete horas (dependiendo del instituto) de clases, luego (omitiendo tiempo en el bus, tren o coche que muchos tienen que tomar por obligación) nos sentamos a comer más o menos entre media hora y una hora (si tenemos suerte de tener tiempo es día), después nos sentamos a hacer deberes y estudiar, muchos durante tres o cuatro horas, si no tenemos exámenes, a continuación cenamos (otra vez entre media hora y una hora). Bien, si hacemos cuentas, el día que tenemos seis horas de clases, comemos y cenamos en media hora y estudiamos y hacemos deberes en tres horas, estamos sentados diez horas diarias, cosa que tampoco hace bien a nuestro cuerpo en general (tampoco a nuestra vida social, ya que poco tiempo nos queda para salir con amigos, luego dicen que estamos mucho tiempo en redes sociales, lo que es normal, si tenemos en cuenta que es la única solución a nuestra desconexión del mundo por culpa/gracias a los estudios).

Si la educación no hace bien a nuestra salud física, pues menos a la mental. Mata la autoconfianza, incrementa la auto exigencia hasta el punto de convertirla en obsesión, en muchas ocasiones crea depresión y ansiedad, insomnio… y además, no nos permite relacionarnos correctamente más allá de preguntar cuáles eran los deberes.

Y sólo citando algunos de los problemas llegamos a la conclusión de que el Estado nos da ayudas para autodestruirnos.

  1. ¿Qué propuestas le parece que podrían mejorar la situación del sistema educativo de su país?

Se debería enseñar y adquirir conocimientos cambiando el funcionamiento de la clase, quizás puedan preguntarle a Dora, la exploradora. Dejando de valorar el mero hecho de memorizar.

Se deberían incluir asignaturas o/y contenidos en los que se trabajen valores y se cuide de nuestra salud mental (la menos cuidada en la educación).

También incluir asignaturas que nos ayuden a elegir qué es lo que queremos realmente hacer en nuestro futuro, ya que la educación se suele resumir en lengua, matemáticas e inglés, y no todo el mundo quiere ser matemático o filólogo.

Dejar de juzgar por números, y empezar a observar más cosas.

Y para empezar, creo que esto estaría bien.

  1. Si lo desea, añada algo más para enriquecer la entrevista

La educación esta dejando de ser nuestra fuente de aprendizaje.

Ahora nuestro mejor profesor de matemáticas y física y química es “unicoos” (canal de youtube)

Aprendemos idiomas viendo series o animes.

Filosofía en libros de John Green y en la vida misma sin saber si eso lo dijo Platón o Kant.

Lengua castellana, en cuanto a sintaxis y oración, parece que ya no hiciera falta, ahora todo el mundo habla como quiere. En cuanto a literatura, aprendemos con el cine, con el teatro, con youtube y con los propios libros que leemos porque a muchos nos encanta leer aunque la generación X diga lo contrario.

Cultura clásica con Percy Jackson.

Y así podría continuar.